Manizales .- Roca Rey impone su autoridad de máxima figura y sale en hombros
8 de enero de 2022
doble trofeo en el primero toro de la IV corrida de la feria de Manizales. Flor de Loto, nombre del toro de Caicedo, fue el primero del lote de Andrés al que toreó con ajuste, suavidad, entrega y mucha torería.
Primer toro
Ante los tendido llenos, al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio por el falleciomiento del maestro Jaime Ostos.
Roca Rey se abriño de capa y dejó algunas verónicas templadas y de mano baja sobre todo por el
izquierdo. El toro falto de codicia en el primer tercio no permitió un saludo capotero más extenso.
Gran quite por chicuelinas de mano bajo, cadencia y armonía.
Comenzó la faena en el tercio y sin probaturas en una tanda larga y honda por la derecha. La muleta en la cara para no dejar que el animal parara y el ajuste parecía que el toro lo agradecía porque a pesar de algunas propuestas cuando lo apretaba acometía con más emoción. Un cambiado por la espalda completamente ligado subió el diapasón de la faena antes de coger la zurda.
Mucha verdad y entrega por este pitón que el público supo valorar cuando Roca Rey se enfrontilaba para cruzarse. Hasta cuatro muletazos por delante y detrás en un palmo de terreno antes de ligar una tanda a pies juntos al natural pusieron la plaza boca abajo.
Dos circulares en forma de ocho infinito dejándose llegar los pitones a los muslos a la salida de los muletazos enloquecieron al público. El desplante sin muleta hizo arrancar el grito de torero torero antes de montar la espada.
Dos orejas tras estocada y apoteosis en la vuelta al ruedo.
El cierraplaza fue un manso de la misma condición que los demás del envío de Caicedo, pero Roca Rey se empeñó en hacerle faena. Siempre al ataque, el peruano se echó a la espalda la responsabilidad de mitigar un poco el desastre ganadero, a pesar de que el animal insistía en desentenderse. Un espadazo fulminante sirvió para despenarlo y para que el público se lo agradeciese a Andrés con una oreja.