DAX.- Puerta grande para Luque y Roca Rey en un duelo bárbaro
Daniel Luque, Andrés Roca Rey
12 de septiembre de 2021
17:30
DAX
Google Map

El evidente estado de gracia de Luque volvió a ponerse de manifiesto con una nueva cumbre y un auténtico recital de toreo de cuatro orejas en el esperadísimo duelo con Roca Rey, que le respondió en figura paseando tres apéndices en una corrida de Victoriano del Río y Toros de Cortés de buen juego en líneas generales a excepción del rebrincado cuarto. Un duelo en la cumbre que vieron los afortunados aficionados galos acabando el papel con un No Hay Billetes. No era para menos. A los hechos nos remitimos…

Tres trofeos cortó el peruano, que no quiso quedarse atrás. Al sexto con el hierro de Victoriano del Río, Roca Rey lo toreó de salida por gaoneras respondiendo al triunfo de Luque como una figura. Comenzó la faena con estatuarios citando desde los medios para continuar por naturales. Cambió de mano e instrumentó dos buenas series. Volvió a la izquierda para otra serie buena. Alternó los pitones del noble toro. Volvió a ponerse muy cerca de los pitones al final de la faena para dar los circulares invertidos. Luquesinas finales. Estocada. Dos orejas.

El segundo también de Toros de Cortés, con el que no se pudo lucir con el capote el peruano. Empezó la faena por alto. Continuó con dos tandas por la derecha, cambió de mano e instrumentó dos series largas de naturales. Volvió a la derecha para dar dos series más. Acortó todavía más las distancias y cerca de los pitones logró extraerle varios circulares invertidos. El toro se rajó y Andrés cambió la espada. Tuvo que matarlo al hilo de tablas. Estocada. Oreja tras aviso.

No se pudo lucir de salida con el capote Roca Rey en el cuarto. Comenzó la faena con torería, con pases por alto apoyándose con una mano en las tablas. Se lo sacó a los medios y en ese terreno comenzó a torear a un toro que tenía una embestida rebrincada. Nada fácil. A base de tragar y de imprimirle temple, consiguió extraer series limpias aguantándole mucho. Volvió a acortar las distancias para ejecutar dos circulares invertidos y luquesinas en una faena de mucho mérito. Mató de media estocada desprendida y dos descabellos. Silencio tras aviso.