Córdoba.- El Rey ha vuelto (Resumen de crónicas del festejo de la vuelta de Roca Rey)
Diego Ventura, Andrés Roca Rey, Pablo Aguado
15 de mayo de 2021
19:00
Córdoba
Av. Gran Vía Parque, s/n, 14005 Córdoba
Google Map

Córdoba, Diego Ventura, Roca Rey, Pablo Aguado (Núñez del Cuvillo)

Mundotoro.com (Emilio Trigo)

Regresó Roca Rey y lo hizo tal y como se fue. El peruano mantiene el pie en el acelerador sin bajar una revolución de su motor a pesar de no redondear con la espada. De haber estado acertado se hubiera llevado más despojos en su esportón. Roca llena la escena con tal prestancia que hipnotiza a la parroquia. Y así, con andares chulescos se paseó por Los Califas. Una oreja que es lo de menos porque lo importante es que ha regresado para todos. Pablo Aguado no ha tenido el mejor lote pero sin lugar a dudas sus muñecas atesoran un toreo distinto.

[…]
Tras el lío de Ventura, los tendidos guardaron un sepulcral silencio cuando Roca Rey saludó a su primer oponente. Tan solo tres verónicas asentadas y jaleadas por el respetable. Se le midió mucho en varas al de Cuvillo. Apareció Aguado en el quite para dejar una media con sabor. Le replicó el peruano con un quite de chicuelinas y tafalleras donde la quietud fue la base. Volvió Roca Rey por sus fueros. Quiere mandar. Le formó un auténtico “majao” a un medio toro de Cuvillo al que le tapó muchos defectos tocando todas sus teclas.
Estuvo mandón, muy seguro, exigente para reventar, firme, asentado. Tandas de derechazos profundos. Sin un paso atrás. Se puso donde queman los pies. Toreó sin toro, andando de forma parsimoniosa, rayando la arrogancia. Naturales de frente, siempre colocado, hundido en el albero. El final de faena fue pegándose un arrimón para engarzar dos ajustados circulares que pusieron al respetable en pie. La estocada fue tan perfecta como eficaz. Oreja tras fuerte petición de la segunda…y un petardo del palco.
El quinto se dio un topetazo al cerrarlo en el burladero justo antes de iniciar la faena y el presidente, inexplicablemente, sacó el pañuelo verde. El quinto bis era del hierro de Parladé. Bonito de hechuras pero justo de fuerza salió de chiqueros. Roca Rey decidió torear para el toro de inicio. Dos picotazos en el caballo fueron suficientes para cambiar el tercio. Gran brega de ‘Viruta’ y excelente tercio de banderillas de Juan José Domínguez y Paco Algaba. Lo entendió a la perfección el peruano. La clave de la faena fue el tiempo entre tanda y tanda.
El de Parladé tuvo clase pero le faltó emoción, y eso precisamente fue lo que intentó ponerle a la faena Roca Rey. Comenzó por estatuarios en el tercio, ajustados, sin importarle las querencias. Las tandas en redondo fueron profundas, ligadas, con mucha firmeza y acople. Por el izquierdo tuvo más motor el toro. Los naturales fueron notables y se escucharon con fuerza los olés del público. Acortó las distancias para dejar dos circulares por la espalda con la mano izquierda que salieron muy limpios. Las bernadinas de cierre fueron de infarto. Cambiándole el pitón y poniendo al público en pie. Dos pinchazos se llevaron los trofeos del peruano. Ovación con saludos.

 

El Mundo (Zabala de la Serna)

Roca Rey vuelve con toda su autoridad intacta.

Al calor -¡y qué calor!- del regreso de Roca Rey, Córdoba colgó la temperatura máxima de lo que va de año -36 grados- y el cartel de “no hay billetes”. RR hizo el paseíllo muy despacio, 631 días después de Pamplona. No sonó, extrañamente, ni una palma. Frente a la barrera, desmonterados y solemnes, Roca y Aguado escucharon el himno de España. […]

ABC (Rosario Pérez) 

Reaparición de Roca Rey en Córdoba: «¡Qué bueno que volviste, Andrés!»

Un soberbio Roca Rey reaparece como se fue: de número uno. El peruano corta una oreja al toro de su regreso y pierde un triunfo grande con la espada.

Cuadernos de Tauromaquia

Peligro, el peruano ha vuelto!

LA Razón 

Reaparece Roca Rey sin perder su sitio junto a un espectacular Ventura y un dubitativo Aguado

Dos años más tarde, tras el parón forzoso de los Sanfermines de 2019, Roca Rey ha vuelto a trenzar un paseíllo en la España taurina, y no ha perdido el sitio. Ese que le permite pisar terrenos complicados frente al toro de manera natural gracias a un valor sordo del que no se echa cuentas el peruano. En el Coso de los Califas había muchas ganas de toros. El limeño frente a una discreta corrida de Núñez del Cuvillo, con poco fondo y fuerzas justas, dejó fluir su toreo, largo, poderoso y mandón. En especial con el remiendo de Parladé, que sustituyó al titular por un golpe en el burladero, con una faena honda que empezó y acabó con un homenaje manoletista, donde destacó algún natural de cartel.