Roberto Domínguez: ‘Es mentira que Roca Rey esté en contra de las corridas televisadas’

Roberto Domínguez y Roca Rey

Entrevista realizada por mundotoro.com

A mitad de calendario, es buen momento para hablar con Roberto Domínguez, apoderado de Andrés Roca Rey (@RocaRey). Una dupla que sorprendió allá por el mes de octubre y que camina con paso firme en año de terremoto.

Mundotoro.- Desde que dejó de apoderar a El Juli, no cesaron rumores, unos serían ciertos, otros no, sobre los toreros que se acercaron a usted para una gestión de su carrera. Y, años después, en plena pandemia, en el momento más dificultoso, regresa a la actividad de apoderamiento con Roca Rey. ¿Algún motivo especial para ello?

Roberto Domínguez.- Es cierto que la época no es nada apetecible. Nunca pensé en volver pero la persona, el torero y sus motivos, fueron el estímulo.

MT.- Con el paso de los meses, con la pandemia marcando de forma inestable una precariedad histórica, ¿qué balance puede hacer de la temporada actual?

RD.- La temporada está siendo complicada por varios factores. Después del parón de casi dos años, no está siendo nada fácil para los ganaderos dar con la mejor versión de sí mismos, encontrándose en el campo con un exceso de toros cinqueños a los que hay que dar salida. Difícil también este momento para los empresarios que, en la mayoría de los casos, no consiguen vender el 50% del aforo. Difícil para los toreros que, asumiendo los mismos riesgos y los mismos gastos, ven considerablemente reducidos sus honorarios. Difícil para el aficionado que, en tiempos de crisis, se encuentra en muchos casos con un incremento alto del valor de las entradas. Difícil, en definitiva, para un espectáculo al que una parte considerable de la sociedad ha dado la espalda gracias a unos políticos que utilizan “la fiesta” como arma arrojadiza para polarizar aún más a la sociedad.

MT.- Y, en concreto, cómo está viviendo Andrés Roca Rey esta temporada de 2021

RD.- También está siendo difícil para él. Andrés es consciente del peso que supone ser el torero que más gente lleva a la plaza en este momento. Naturalmente es lógico que le exijan más que a sus compañeros. Lo asume y le motiva. Esto es una carrera de fondo. Una de las cosas que hablamos cuando planteamos la temporada era dar cabida en sus carteles al mayor abanico posible de compañeros. Desde los consagrados a los emergentes. Los resultados nos están dando la razón. Tardes de expectación que calan en el aficionado y están dando la posibilidad de triunfo no sólo a él, también a muchos compañeros que, hasta el momento, no habían tenido ni la visibilidad ni la oportunidad de ser tan reconocidos independientemente de los años que llevaran en el escalafón.

MT.- Desde hace unos meses, al no ser televisado en algunas plazas, comienza a extenderse la idea de que Andrés Roca Rey está en contra de la televisión. Nos gustaría que diera su versión para que el público sepa qué  piensa y qué postura tiene el torero sobre este asunto.

RD.- Es importante comenzar diciendo que Roca Rey no se niega a ser televisado.  Prueba de ello son las dos corridas lidiadas este año en Madrid y las tres que llegarán, en septiembre, en Sevilla. Además de la posibilidad de alguna otra durante la temporada. Compromisos todos ellos de máxima expectación y riesgo.

Nosotros entendemos la televisión como un medio capaz de amplificar o, como mínimo,  reflejar las sensaciones y emociones que produce el espectáculo en vivo.

En lo que llevamos de temporada, hemos comprobado que nuestro planteamiento no es erróneo. No hay más que echar un vistazo al ambiente y expectación vividos en plazas como Córdoba, Aranjuez, Brihuega, Castellón, Burgos, Algeciras o Santander, cuando se ha anunciado a Andrés Roca Rey. Creemos que, en estos tiempos de incertidumbre, es más necesario que nunca potenciar la asistencia de público a las plazas de toros.  Esa es la única salvación de un espectáculo que ya no cuenta con el apoyo social ni político de antaño. De ahí que no compartamos la idea de algunos empresarios, de montar las ferias en torno a la televisión, dejando en segundo plano el interés del aficionado por un determinado tipo de carteles. Tampoco somos partidarios de que esas corridas de toros, montadas al amparo del apoyo económico de la televisión, anuncien su retransmisión apenas 48 horas antes del evento. Creo que eso no beneficia ni a la taquilla, ni a la retransmisión, ni a la televisión, ni al aficionado. A la televisión, porque seguramente la captación de abonados sería más fácil con una programación bien planificada y publicitada con tiempo. Y al aficionado porque se le priva de poder decidir, con antelación, dónde ver el espectáculo, si en la plaza o en la tele. Que no llegue a entender esta manera de proceder, no significa que no la respete.

MT- Aparte de la tele, las grandes figuras siempre han tenido mirada de lupa, una exigencia máxima que es lógica y natural, en aficionados y también en la crítica.

RD- Siempre ha sido así. Reconozco esta situación, la he vivido hace unos años. Pero no creo que aficionado y crítica vayan por la misma senda. Al aficionado exigente hay que escucharlo porque es un estímulo, a la crítica destructiva hay que ignorarla. Vivimos en una época en la que la mentira es utilizada de manera sibilina por políticos, medios de comunicación y twitteros. Yo me refugio en lo vivido y lo que me enseñaron. Soy de los que sigue creyendo que la verdad siempre se impone. 

Vía Mundotoro.com