EXITOSO FORO TOROS Y CULTURA EN MADRID

El Hotel Palace de Madrid acogió este miércoles el Foro Toros y Cultura, organizado por EL MUNDO en colaboración con la Fundación Toro de de Lidia, en el que se ha reivindicado el toreo como valor cultural histórico. Así lo ha manifestado Zabala de la Serna, jefe de las sección de Toros de dicho periódico y que dirigió el acto junto al crítico Javier Villán. «La Tauromaquia, como cultura en sí misma, es a la vez cultura de España, inexorablemente unida a la Historia milenaria de las civilizaciones mediterráneas. Pretendemos ejercer el derecho a disfrutar de nuestra cultura en libertad, a gozar de las corridas de toros como la Fiesta que han elegido nuestros pueblos como representación colectiva y que como tal celebran», ha dicho antes de presentar el cartel de lujo formado por los maestros César Rincón y Enrique Ponce, la nueva promesa Andrés Roca Rey, el ganadero Victorino Martín, el director y actor Mario Gas y el director del Centro Dramático Nacional, Ernesto Caballero.

 

El peruano Andrés Roca Rey, una de las grandes promesas del futuro, habló de la unión entre culturas que proporciona el toreo. «España dejo cosas bonitas en países de América Latina. Me crié en el ámbito taurino y recuerdo mi experiencia en el toreo. En el colegio me di cuenta que el toreo era cultura cuando nos mandaban tareas y aparecía la bandera de España. Siempre la identifique con el toro de lidia» ha dicho, y ha afirmado que gracias a su profesión a llegado a querer un país como España como si fuera suyo.

 

Antes, en la presentación, el director de Foros de Unidad Editorial y adjunto al presidente, Francisco Rosell, se ha congratulado por el «no hay billetes» en la sala y ha definido esta concentración de profesionales y aficionados como un «acto de libertad. Porque sin libertad no habría ni toros ni cultura», dijo en el inicio de un Foro que, como ha apuntado Zabala de la Serna, subraya «el último elemento vertebrador de las Españas como es el toro y ensalza la naturaleza litúrgica y ceremonial de la corrida», además de defender un producto cultural que cotiza en las arcas del Estado «como ningún otro».

 

El ganadero Juan Pedro Domecq hijo ha alertado de que la fiesta de los toros se enfrenta «a tiempos inciertos, con ataques de diversos frentes», y ha destacado la aparición de la Fundación Toro de Lidia, «cuya labor principal va a ser la promoción de sus valores éticos, el acercamiento a los sectores que se han desenganchado de nuestro mundo a las claves necesarias para entender el toro y su cultura. En un mundo cada vez más homogéneo culturalmente, expresiones únicas como la tauromaquia deben ser preservadas como tesoros preciosos», ha afirmado.

 

A Victorino, por su parte, le tocó opinar entre otras cosas, sobre el 21% de IVA en las corridas de toros. «Al mundo del toro se nos ha arrinconado durante mucho tiempo. Hay cosas que claman al cielo. El segundo espectáculo de masas del país no aparece en los informativos estatales si no es para sacar una tragedia. Los ganaderos somos agrícolas, vendemos un servicio y tenemos un 21% de IVA. Es incomprensible». E hizo después autocrítica. «Nos ha faltado unión y en esa falta nos ha faltado reivindicar los que o corresponde. En este país el que no llora no mama, y como no hemos llorado lo suficiente pues se han aprovechado de nosotros«, sentenció.

 

César Rincón conquistó España hace ahora 25 años con sus cuatro puertas grandes consecutivas en Las Ventas en 1991. Un hito que supuso el nexo de unión entre culturas y países. «Nuestra historia [la de America Latina] es muy grande y muy ligada a España. Nos une el idioma, la religión. Y la tauromaquia. A raíz de ella crecí yo y eso es lo mas lindo que me ha pasado nunca. Crecí económicamente y culturalmente. Cómo un niño de la calle fue capaz de madurar, de crecer y de triunfar gracias al toreo«.

 

Enrique Ponce, por su parte, con 27 años de matador y de máxima figura a sus espaldas, también ha sido un auténtico ídolo en Perú, en México, en Colombia, en Venzuela y ha unido lazo entre países con su capote y su muleta. «En todos estos países te sienes cerca porque sientes el patrimonio de la tauromaquia acerca. Nos une», afirmó, y alzó la voz en defensa del toro bravo. «Se cría para que se lidie en las plazas de toros. En países donde hay corridas, existe el toro bravo y en países donde no, no existe. Entonces, ¿quién más que nosotros va a defender la existencia del toro bravo?».

 

Ya en tiempo de debate, Zabala de la Serna lanzó esta pregunta a Mario Gas. «No sé si estos fervorosos deseos de reivindicar los toros como cultura son buenos en un país donde a la cultura se la trata como se trata…». Gas no se ha mordido la lengua en su respuesta. «Estamos en un país difícil y ante una afición difícil. Con perseverancia, yo creo que esto no va a desaparecer nunca. Soy de los que creen que el toreo es arte puro«, ha afirmado. «Me parece que hay un maniqueísmo absoluto en todo aquel que ataca la fiesta de los toros. La realidad está ahí mismo. Es un patrimonio muy importante del país y hay que ampararlo y sustentarlo».

 

Por último, Ernesto Caballero desarrolló también las coincidencias entre toreo y teatro. «A los actores les digo que aprendan de los maestros, que salen a jugarse la vida. Les pido entrega y autenticidad«, dijo, y definió el arte de Cuchares como «un espectáculo plagado de códigos pero tan valioso que evidentemente forma parte de nuestro patrimonio. Dos patrimonios, el toreo y el teatro, penalizados con el 21% de IVA», ha explicado.